CLAYSS

Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario


Nuevas obras sobre aprendizaje-servicio en la Educación Superior de Chile

 

La obra dirigida por Verónica Pizarro Torres y Beatriz Hasbún Held retrata los desarrollos de la pedagogía del aprendizaje-servicio y su institucionalización en la Educación Superior chilena en los últimos años, reuniendo a nada menos que 16 Universidades representadas en un esfuerzo conjunto de sistematización, reflexión y autoevaluación. Podría afirmarse que la mayor originalidad de esta obra reside justamente en su carácter colectivo. No se trata –como es más habitual- de la presentación reflexiva sobre las prácticas desarrolladas dentro de una Universidad o una cátedra, sino que es un ambicioso intento de sistematizar a nivel nacional los diferentes grados de institucionalización del aprendizaje-servicio en diferentes universidades.
Si bien en otros países se han publicado compilaciones nacionales de experiencias significativas, entiendo que esta es la primera sistematización de nivel nacional basada en la rúbrica de autoevaluación de la institucionalización del aprendizaje-servicio en la Educación Superior propuesta por Furco, y en ese sentido resulta sumamente original, y un notable aporte al avance del campo de investigaciones a nivel mundial, ya que presenta resultados comparables con instituciones de otras latitudes que también han utilizado la misma herramienta.

El libro editado por Gema Santander y prologado por Sebastián Zulueta presenta fundamentos teóricos y metodológicos junto con el recorrido histórico de la reflexión y las prácticas a nivel internacional y nacional. Gema Santander es una de las pioneras del aprendizaje-servicio en Chile, y una de esas docentes que lo “inventaron” desde su práctica aún antes de conocer la bibliografía. Desde sus cátedras de Enfermería, primero en la Universidad Austral de Valdivia y actualmente en la Universidad Santo Tomás, Gema ha sido protagonista en primera persona de la historia del “A+S” en las Universidades chilenas, habiendo participado tanto en el programa seminal de “Universidad Construye País” liderado por Mónica Jiménez como en todas las etapas del nacimiento y desarrollo de la REASE.
En su carácter de editora, Gema enhebra perspectivas teóricas e históricas presentes en los artículos de Andrew Furco, de Nieves Tapia y Enrique Ochoa, con investigaciones bibliográficas como la que ofrece Victor Poblete, junto con sus propias y valiosas reflexiones sobre la trayectoria chilena del aprendizaje-servicio y su inserción en la vida universitaria. La sección final de la obra incluye una recopilación de fichas que sistematizan las prácticas desarrolladas dentro de la Universidad Santo Tomás, y una valiosa colección de herramientas empleadas en distintos momentos del itinerario de los proyectos.
En definitiva, estas dos significativas publicaciones chilenas resultan especialmente valiosas no sólo para la Red de Chile, sino para el conjunto de la Educación Superior latinoamericana, y se suman a otras obras recientes que exploran desde la investigación y la reflexión sobre las prácticas los procesos de institucionalización del aprendizaje-servicio en las universidades latinoamericanas.